Pronóstico de Tutiempo.net

El racó de la psicòloga por Sandra Martínez Navarro

¡¡ESTUDIAMOS!!  

A la hora de estudiar trabajamos no solamente con la memoria, sino que intervienen múltiples funciones. La memoria que utilizamos en ese momento es la memoria a corto plazo y la memoria de trabajo, que nos permite relacionar lo que acabamos de leer con el siguiente párrafo. La memoria a largo plazo nos permite 3 días después poder hacer el examen en función a lo que recordamos del día de estudio.
La atención es el elemento que permite centrarnos en la tarea que tenemos delante y no distraernos con otras cosas (att. sostenida), además de saber diferenciar qué es lo importante de lo que estamos estudiando (att. selectiva).
La motivación son “las ganas” con las que nos enfrentamos a la situación. Aquí intervienen las emociones (miedo, nervios, ansiedad, alegría) y los recuerdos de cómo se ha superado otras veces una situación semejante (buenas notas, no ha valido la pena, muy difícil...).
La inteligencia es la capacidad que refleja los recursos que tiene el niño para hacer frente, en este caso, a una situación de exámenes. No debemos mirar solamente el índice que nos proporciona el centro de psicología (es muy fácil caer en prototipos que podrían derivar a estigmatizaciones), sino en las capacidades más brillantes que presenta para poder estudiar sobre éstas y posteriormente ir dando más importancia a aquellas más débiles.
¿Cómo se consigue un estudio? A través de esquemas. Los pasos previos para hacer un esquema son:

1. Identificar los títulos, así delimitamos la temática y la concretamos. Podemos estar leyendo de la época griega, en el apartado de cultura, y en concreto de las religiones, para posteriormente seguir leyendo de la cultura griega sobre el razonamiento, etc.
2. Hacer una lectura del párrafos, que son cortos.
3. Explicación de lo leído. ¿Se ha comprendido o se necesita una segunda lectura?
4. Subrayar los conceptos importantes y los secundarios.
5. Plasmarlo en el esquema. El esquema debe omitir los que, y, la, de... Deben quedar enmarcadas las palabras importantes, para diferenciarlas de las secundarias. Así y siguiendo con el ejemplo de la religión griega politeísta sería principal y muchos dioses sería secundaria.
6. Iniciar de nuevo la lectura del siguiente párrafo corto.

De esta forma tenemos un estudio donde los conceptos los ha trabajado el niño de diferente forma (leída, explicada y en esquema). Ha escogido los conceptos realmente importantes, eliminando aquellos que no lo son. El acceso a esta información también será más fácil ya que tenemos la ayuda de la memoria visual. Además este esquema permite una lectura bidireccional, es decir, por ambos lados (del principio al final y del final hacia delante).
Sandra Martínez Navarro
Psicòloga Col·legiada 18150